Archivo para marzo, 2010

Cercopis intermedia

Posted in Hemiptera with tags , , , , , , , on marzo 26, 2010 by Javier Mosquera

Phylum: Arthropoda

Clase: Insecta

Orden: Hemiptera

Suborden: Cicadomorpha

Superfamilia: Cercopoidea

Familia: Cercopidae

Género: Cercopis

Especie: Cercopis intermedia (Kirschbaum, 1868)

Los cercópidos son una familia de insectos fitófagos hemípteros de amplia distribución en Europa. Presentan coloración aposemática, con manchas rojas sobre fondo negro, como señal de advertencia a posibles predadores. La coloración roja de sus rodillas permite distinguirla de sus otros dos congéneres presentes en la Península Ibérica (C. sanguinolenta y C. vulnerata).

Además de la coloración de advertencia, los cercópidos presentan otros mecanismos defensivos. En primer lugar, pueden exudar hemolinfa desde las líneas de ruptura de sus pretarsos. No está claro el mecanismo disuasorio de este comportamiento, pero se cree que junto con señales olorosas, permiten despistar a su atacante, antes de poner en marcha su segunda herramienta defensiva: el salto. Los cercópidos son impresionantes saltadores en relación a su tamaño, gracias a un complejo mecanismo donde interviene su sistema musculoesquelético y campos de microtrichia que permiten una perfecta sincronización.

Al igual que el resto de cicadas (Cicadomorpha), los cercópidos se comunican mediante complejas señales acústicas, con diferentes fines: llamada-respuesta entre un macho y una hembra, señales de cortejo, señales de cópula, territoriales, señales de peligro.

Las fotografías  fueron realizadas en el Parque Natural de Corrubedo (A Coruña). Ver mapa.

Anuncios

Atta spp.

Posted in Hymenoptera with tags , , , , , , on marzo 18, 2010 by Javier Mosquera

Phylum: Arthropoda

Clase: Insecta

Orden: Hymenoptera

Suborden: Apocrita

Superfamilia: Vespoidea

Familia: Formicidae

Subfamilia: Myrmicinae

Género: Atta (Fabricius, 1805)

El género Atta forma parte de lo que genéricamente se conoce como hormigas cortadoras. Se encuentran únicamente en el continente americano, aunque su distribución es muy amplia, llegando desde el sur de EE.UU. hasta Argentina.

Forman colonias enormes y sus indiviuos se dividen en cuatro castas físicas: jardineras, generalistas en la colonia, recolectoras-excavadoras y soldados.  Incluso se considera que existen un total de siete castas temporales que realizan al menos 29 tareas perfectamente diferenciadas y delimitadas.

Como indica su nombre común, las hormigas de este género se caracterizan por ser recolectoras de hojas, que cortan en grandes pedazos, anclando sus mandíbulas y girando al tiempo que cortan. Los pedazos de hojas son transportados a la colonia, donde después de ser masticados y regurgitados, sirven de sustrato para el cultivo de un hongo del que se alimenta la colonia. Es decir, además de cortadoras, se las podría llamar hormigas agricultoras. Concretamente las hormigas se alimentan de unos engrosamientos de las hifas denominados gongilidios. Además, las hormigas aprovechan los hidratos de carbono de la savia de las plantas, tanto las recolectoras cuando las cortan como las jardineras cuando las preparan para el hongo, que supone un aporte extra de energía. Es interesante que las hormigas no cortan hojas al azar, sino que parece que son capaces de elegir aquellas especies que proporcionan una carga mayor o mejor de nutrientes a su cultivo.

La fotografía fue realizada en la RDS Mamirauá, (Amazonas, Brasil). Ver mapa.

Phallus impudicus

Posted in Basidiomycota with tags , , , , on marzo 13, 2010 by Javier Mosquera

Reino: Fungi

División: Basidiomycota

Clase: Agaricomycetes

Orden: Phallales

Familia: Phallaceae

Género: Phallus

Especie: Phallus impudicus (Linnaeus, 1753)

Esta es una especie de hongo ampliamente distribuido por Europa y América del Norte. La podemos encontrar en suelos húmedos cercanos a cursos de agua y con abundante carga de materia orgánica procedente de hojas en descomposición.

El cuerpo fructífero presenta esa forma tan distintiva que da nombre a la especie, semejante a un pene. El receptáculo aparece cubierto de una masa gelatinosa de color verduzco, que se va licuando hasta desaparecer y dejar a la vista una estructura en forma de celdilla como la que se observa en el ejemplar de la fotografía y que podría llevar a confusión con la especie Morchella rotunda, una buena especie comestible. Esta masa gelatinosa tiene un fuerte olor fétido que atrae a moscas necrófagas, que dispersarán las esporas.

Fotografía tomada en Sigüeiro (A Coruña). Ver mapa.