Archive for the Cnidaria Category

Physalia physalis

Posted in Cnidaria with tags , , , , , , on mayo 13, 2010 by Javier Mosquera

Phylum: Cnidaria

Clase: Hydrozoa

Orden: Siphonophora

Familia: Physaliidae

Género: Physalia

Especie: Physalia physalis (Linnaeus, 1758)

Cuando vemos una carabela portuguesa no estamos ante un único individuo,  sino ante una verdadera factoría flotante. La colonia está formada por cuatro tipos de “individuos” llamados hidroides, cada uno de ellos con una función exclusiva: el neumatóforo, relleno de gas y que permite el flote de toda la colonia; los dactilozoides que capturan a las presas; los gastrozoides que las digieren y los gonozoides cuya tarea es la reproducción. Estos tres últimos tipos de hidroides se disponen a lo largo de los tentáculos del animal, que alcanzan una longitud de 10 metros (llegando hasta los 30 m.)

Las carabelas portuguesas flotan a la deriva por los mares cálidos de todo el planeta, dejándose llevar por los vientos y las corrientes, mientras buscan a sus presas en la capa más superficial del océano con sus largos tentáculos. Su alimento principal son las larvas de peces, que constituyen entre un 70-90% de sus presas. Completan la dieta con peces adultos, cefalópodos y quetognatos. Como decíamos los encargados de la caza son los dactilozoides, que están cargados de un tipo especial de célula llamada cnidocito. Su mecanismo de acción es simple: en el interior del cnidocito se aloja enrollado un filamento llamado nematocisto que es liberado por estímulos mecánicos. Los nematocistos inyectan una toxina a su presa, que conduce a su parálisis y muerte. El mecanismo que inicia el proceso está relacionado con cambios en la permeabilidad de la membrana celular que permiten la entrada de calcio (más sobre el tema aquí, aquí y aquí).

Pese a las alarmas creadas por la prensa amarillista, que la tildan de “medusa asesina”, las consecuencias de una picadura no suelen pasar de dolores, calambres, entumecimiento, debilidad y/o desmayos. Es difícil que el contacto con este organismo pueda provocar la muerte a una persona (aunque no imposible, como ya ha sido constatado).

Las fotografías fueron tomadas en Ilha Comprida (Sao Paulo, Brasil). Ver mapa.